viernes, 10 de mayo de 2013

Lavdía VII.

Camino sin rumbo por el parquet de mi salón, con el café en la mano y Lucifer mirandome enroscado en la silla, con los bigotes negros impregnados de leche.
-Luz, tronco, eres un cerdo, limpiate la puta boca.
(Si, le hablo al gato así de listo soy.)
No se que hacer, divago adelante y atrás en la misma línea de la tarima mientras en mi cerebro las neuronas van en todas direcciones. Decido salir a dar una vuelta, porque necesitaría que me diese el aire.

(En la calle)

Gracias a dios tengo un trabajo con unos horarios complacientes, puedo hacerlo todo desde casa y no tengo que enfrentarme a la rutina de levantarme pronto y ir a la oficina cada dia, (esa mierda me volveria loco) Mi jefe es consciente de que me necesita ahi, pero tambien de mis exigencias, es un hombre inteligente.
Aun asi no lo tengo todo echo, tengo un trabajo que hacer y soy muy autoexigente, a veces quizas demasiado.
Camino entre el gentio y las calles sin nombre, como cada vez que me atasco en un diseño o en cualquier pensamiento.
La ciudad de dia es mas apacible, pero nunca puedes fiarte, el mal acecha en cada esquina.

(Soledad, en mi cabeza.)

Me siento vacío, solo, ha llegado el momento en que esto no me llena, cada día me pesa mas el pecho y su nudo y la caída parece más grande, me precipito al vacío y ni yo puedo pararme, estoy solo, me acabo de dar cuenta. Totalmente solo. Y aquí hace frío  Las paredes de mi cuarto son de escarcha y en mi pecho no hay mas que bajocero, enciendo un cigarro y miro al infinito. (¿Que hago aquí?) el humo empieza a inundar mi habitación y mi cerebro divaga por mis problemas, definitivamente, necesito un cambio, me estoy helando por dentro.
Caminando en tierras níveas  como Jaime, asi me encuentro. La sensación de paz después del vendaval, el ojo del huracán. Una pausa entre el dolor y aún mas dolor, que se clava en mis pupilas cada vez que pestañeo.
Los pocos que quedan a mi lado dicen que esto o la droga me acabará matando, pero que mas dá si es todo una espiral inmensa

No hay comentarios:

Publicar un comentario