domingo, 28 de abril de 2013

Lavdía V.

(Camino por mi desastre, patadeando los escombros que tiró la presión o el paso del tiempo y tropiezo con tu sonrisa, es entonces cuando no sé quien saldrá mejor parado o siquiera si saldré vivo de esta.)
Tengo la costumbre de volver a casa caminando, después de los autodestructivos días en la oficina, está bien  dar un pequeño paseo y poder refrescar mi mente un poco.
Camino como si soportase el peso de la bóveda celeste con todo el peso de sus incontables estrellas y la luna me mira, autosuficiente, desde su pedestal, con su sonrisa socarrona.
Es esa sensación de caminar con una bola de preso echa de recuerdos y de pasado , que se hace mas grande cada paso que doy, pero aún así el aire fresco baña mis pulmones y el paseo merece la pena.
Mientras camino encuentro parejas, de ancianos, de jóvenes y de no tan jóvenes o no tan ancianos, que día a día se dedican sonrisas, gritos y todo eso que a veces nos dedicamos los seres humanos. Lo observo todo como desde otra esfera, como si nosotros nunca hubiésemos sido parte de eso. (Digo nosotros como si fuésemos algo... Pobre idiota.)
Muchas veces me gustaría ser una de esas personas sonrientes que observo día tras día por la calle, pero hace muchos años perdí la razón de , siquiera, tratar de dibujar la mueca de una risa en mi cara. Me limito a tirar para adelante.
Realmente, pongo a muchos de esos ... sonrientes, llamemoslos sonrientes a partir de ahora, pongo a uno de esos sonrientes en mi ruina y dudo que aguantasen unas horas aquí dentro. A veces viene la gente a tratar de corregir mi actitud y realmente lo enfoco desde el punto de (''Si no me conozco yo, ¿Como me vas a conocer tu? ... ¿Y si no me conoces, quien eres para aconsejarme acerca de mi comportamiento?'')
En fin.
Mientras mi mente explora todos sus rincones buscando algo que destruir, me deslizo por la ciudad (O mierda de pueblo, según lo veas.) Evitando personas y bultos que no seria capaz de descifrar ni recordar debido a mi falta de atención.

Por hoy ya está bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario