martes, 9 de abril de 2013

Lavdía II.

Emprendo un paseo por la ciudad, sin rumbo fijo, dejo que su canto guie mis pasos entre farolas que me observan a deambular y ojos curiosos que siguen mi trayecto como el de una estrella fugaz.
En la oscura madrugada ver vagar a alguien por la ciudad no es algo común, pero nadie repara en mi presencia, a estas alturas soy todo menos una persona dentro de si misma, mi mente hace tiempo que se evadio de mi cuerpo para intentar hallar una explicacion a la casi inexplicable atraccion que me produce, es como si fuese un mosquito estupido que se quema una y otra vez con la misma luz.
Acabo dando la vuelta a las manzanas de mi barrio sin ningun futuro ni destino y decido tratar de fumarme otro cigarro en el banco que se situa frente a mi portal, de modo que pueda observar mi casa.
Me siento y me enciendo el cigarro.
La cajetilla dice que fumar mata. (¿Que coño sabran las tabacaleras de lo que mata? En todo caso dudo que me parta en mas cachos que esto.)
Mientras fumo con la mirada perdida recorro mi infancia y aquella primera vez que la vi. Desde ese dia no he pensando en nadie como en ella. Si, es cierto que he pensado en otras ¿Y qué? Cada vez que lo hacia, ella volvia y daba al traste con mis esperanzas de arrancarla de mis entrañas.
Esa vez a los quince años que se entero de que estaba besandome con otra chica, la arranco de mis labios, me beso y me susurro (Tu eres mio, ¿Entiendes? Ninguna zorra te va a arrancar de aqui.)
Sonrio.
Celos. Es el unico modo que tiene de demostrar cariño. O quizás no, pero si el mas habitual.
Doy una calada y observo llover, como mi almohada me observo tantas veces.
Recuerdos y mas recuerdos, la he visto crecer y aún así, a dia de hoy, me pone de los nervios esa sonrisilla tonta que hace que hasta fuera de mi se oiga el ruido de mis murallas.
Esa chica se ha llevado mi vida y mi puto corazón desde el primer dia con esos ojos.
¿Nunca has notado esa sensacion de que cuando alguien te mira a los ojos y te entra hasta el puto pecho?
Eso es ella.
No sus ojos.
Creo que solo con oirme suspirar es capaz de saber lo que me pasa.
Se enciende la luz.
Consigo entrever sus curvas atraves de la ventana,
¿Cuantas veces me he agarrado a esas caderas con el fin de no precipitarme por sus piernas?
Hace años perdí la cuenta.
El cigarro se ha apagado hace tiempo, pero me lo llevo a la boca y aspiro sin darme cuenta, nada seria capaz de distraerme cuando observo su cuerpo.
Me está buscando.
Decido volver a casa, me levanto y avanzo la calle sin mirar a los lados siquiera al cruzar, de nuevo, atraido como un mosquito por la luz.

Z.

2 comentarios:

  1. Yep, soy la misma que no tiene 15 años y algo sabe.He visto lo que has puesto en twitter, ¿tenias prisa? Si no te sientes orgulloso de un texto, no lo subas. Es tu trabajo y el único que se tiene que sentir orgulloso de él eres tú. A mi este me ha molado más porque has rebajado lo que te dije anteriormente. Sigue así.
    PD: Vigila la puntuación, tienes bastantes errores. La ortografía también, pero sobretodo la puntuación.

    ResponderEliminar
  2. Está muy bien, tienes una forma algo particular de escribir. Sólo cambiaría una cosa, pones pocas tildes y eso, a veces, provoca confundiones, pero muy bien :)

    ResponderEliminar